Sobre mí

Hola, soy Merche,

Nacida en Barcelona con raíces andaluzas.

Fui una niña que creció, con el amor incondicional de mis padres; entre otras muchas, con las etiquetas de buena, responsable, independiente, amable y cariñosa. Esto, aparentemente bueno, hizo que yo misma me pusiera el listón muy alto, respecto a lo que los demás esperaban de mí, no sabiendo poner límites y auto exigiéndome mucho, para no decepcionar a los demás. ¿Con qué etiquetas creciste tú?

Casada desde los 22 años y madre de dos hijos a los que he dedicado gran parte de mi tiempo, combinándolo con mi profesión de Técnico de laboratorio en Biología, dentro del campo de la investigación y, posteriormente, con mi desarrollo personal y formación como terapeuta.


La risa y el juego están fácilmente presentes en mi vida y desde niña he disfrutado ayudando y haciendo que los demás se diviertan. Así que, sintiendo que quería hacer algo enfocado por ahí, me apunté, guiada por la curiosidad y la ilusión, a una formación de Risoterapia en la Escuela de Enrique Aguilar.

Ese primer día de clase, desde el juego, el movimiento y la risa conecté con algo, desconocido para mí hasta ese momento, Mi Alma.

Enrique, al que siempre consideraré mi primer maestro, comentó un día, que la vida es como un gran mandala. Cuando nos hacemos preguntas sobre nosotros mismos, andamos por los entresijos del mandala, buscando el camino al centro. Cada uno se encuentra en un punto de ese laberinto, pero muchas personas se pasan la vida fuera del él, sin ser conscientes de su existencia. Descubrirlo es como pasar de un mundo en blanco y negro a una nueva dimensión de hermosos colores.

Fue allí, junto a Rosa Useleti y Enrique Aguilar, donde aparecieron en mí, las ganas e ilusión de mostrar a los demás ese mundo que todos tenemos dentro, de fantásticos y poderosos colores .

Conectar tanto, desde el humor y el juego me llevaron a formarme en el primer Nivel de CLOWN (Conciencia Clown).

Seguí descubriéndome y aprendiendo a cuidar a los demás desde mi propio cuidado, con una formación de dos años, llamada TERP ( Terapia Expresiva de la Risa Profunda) . Aprendiendo a canalizar emociones, activando los diferentes centros energéticos, desde el movimiento expresivo, a través de la música.

Estas disciplinas tienen como base la Terapia Gestalt, así que decidí ampliar mi formación como terapeuta en este campo, en el Institut Gestalt. Durante tres años de formación estuve rodeada y acompañada por fantásticos profesionales, entre ellos mis tutores Raúl Yuste y Marian Quintillá, que, junto con mi grupo de promoción, me enseñaron el arte de acompañar y a aceptar e integrar, de forma amorosa, mis luces y sombras.

Formada como Mujer Guía con Carmen Hdez. Rosety, donde he aprendido a acompañar Círculos de Mujeres, grupo social con el que me motiva especialmente trabajar.

Actualmente, pertenezco a un Grupo de Supervisión en el Institut Gestalt, donde también realizo un Master en Terapia Breve Estratégica.

Y así , entre formaciones y terapia (Gracias Rosa y Marian por soportar mis neuras), ando en este gratificante camino de crecimiento personal. Sanando mis heridas, viendo, aceptando y amando mis “virtudes” y “defectos”, ampliando mis potencialidades, mirando al otro desde la curiosidad y no desde el juicio, distinguiendo dónde acaban mis responsabilidades y empiezan las del otro, aprendiendo a poner límites, atendiendo las necesidades de mi cuerpo, para que mi mente y corazón se pongan de acuerdo ; creciendo, de esta manera, desde el autocuidado y el acompañamiento para con los demás.

Si estás leyendo esto, seguramente es que
tu también te asomaste al mandala, y también llegó …
TU MOMENTO DE CRECER .

¿Caminamos juntos?